Portada » Impresión 3D

Impresión 3D

Los procesos de fabricación de prototipos evolucionan a una velocidad vertiginosa. En los últimos años, los avances son rápidos y cada vez más efectivos. Sus usos principales son prototipado rápido o series cortas.

De las tecnologías 3D existentes, estas son las principales:

FDM (Fused Deposition Modelling):

También conocida como técnica de fabricación aditiva por extrusión de material, utiliza polímeros como materia prima (filamento). El filamento generalmente se calienta a un estado fundido y luego se extruye a través de la boquilla de la máquina (impresora 3D)

Usando filamentos previamente extruídos, el modelado por deposición de fundente, usa una tobera para depositar material fundido sobre una estructura soporte, capa a capa.

Se utilizan varios materiales que comúnmente se utilizan también en inyección (ABS, ASA, PC, PS, PETG, TPU, PA), también materiales de alta ingeniería como (PEEK, ULTEM, PSU, PA 6.6) e incluso materiales con cargas (fibra de carbono, fibra de vidrio…) así como PLA (Ácido poliláctico), es el más popular: un bioplástico procedente diferentes excedentes agrícolas, que cada día avanza más en su desarrollo, dadas sus grandes prestaciones y su sostenibilidad.

Ventajas

-Versatilidad.

-Utilización de mismos materiales inyección.

-Limpieza.

-Buenas propiedades físicas y funcionalidad de los materiales.

-Posibilidad de hacer grandes piezas sin deformaciones.

-Gran variedad de materiales y menor coste.

Inconvenientes  

-Acabado liso, pero en algunos casos desigual, debido a que hay diferencias entre superficie con y sin soportes.

-Acabado que requiere en muchos casos de post-procesado.

-Baja productividad.

SLA (Estereolitografía):

Este proceso utiliza resinas líquidas foto-poliméricas que se solidifican cuando son expuestas a la luz emitida por un láser ultravioleta. De esta forma, se van creando capas superpuestas de resina sólida que van conformando el objeto.

Existen algunas variantes, como es el caso de la tecnología DLP (Digital Light Processing), que en lugar de láser, utiliza una pantalla LCD de alta definición para proyectar cada capa.

Se utilizan resinas fotosensibles de distintos parámetros de fluidez, dureza, elongación, impacto, tracción buscando el parecido a los parámetros de materiales comunes.

Por lo general, se suele utilizar para sectores como joyería o dental, dadas sus grandes prestaciones en cuanto a calidad y máximo detalle de las piezas. Su apariencia es lisa, apenas se aprecian las capas y su aspecto es parecido al de una pieza de inyección.

Ventajas:

– Magnífica calidad estética.

– Gran capacidad de detalle.

– Buenas propiedades térmicas

– Superficie de las piezas lisa y acabado suave al tacto.

Inconvenientes:

– Alto coste de materiales

– Sensibilidad a una exposición prolongada a la luz UV

– Pobres propiedades químicas y mecánicas.

– El acabado requiere de post-procesado al tener estructuras de soporte.

– Muy baja productividad.

SLS (Selective Laser Sintering):

Este proceso utiliza materiales termoplásticos para la fabricación de prototipos con buenas propiedades mecánicas y funcionales que, a veces, se utilizan como piezas finales. Se sirve de un láser de alta potencia para fundir partículas de plástico en polvo capa a capa. La posibilidad de usar materiales compuestos con fibra (vidrio, carbono) y metales permite ampliar su rango de aplicaciones.

Esta tecnología no necesita estructuras de soporte, ya que el polvo actúa en su lugar, y se puede aprovechar la superficie de impresión apilando las piezas unas encima de otras, por lo que la productividad también es mayor.

Ventajas:

– Libertad de diseño

– No es necesario usar estructuras de soporte

– Mayor productividad.

– Grandes propiedades mecánicas, físicas, químicas y térmicas.

Inconvenientes:

– Alto coste de materiales

– Acabado superficial rugoso.

– Desperdicio de material por cada impresión, lo que aumenta el coste.

– Posibles deformaciones en piezas grandes o muy grandes.

Resumen:

Normalmente se suele utilizar la impresión por FDM para piezas medianas y grandes, sin necesitar grandes propiedades estéticas, físicas o mecánicas; SLA para piezas pequeñas con gran detalle; y SLS para piezas con geometrías complicadas o que necesiten propiedades físicas, mecánicas o de esfuerzo muy exigentes, pasando la estética a un segundo plano.

Recuerda, puedes exponernos tu caso para encontrar la opción que mejor se adapta a tus necesidades, ya sea de diseño, impresión 3D, prototipado o fabricación de series.

Medio ambiente y bioplásticos

Dentro de nuestro compromiso con el medio ambiente, las instalaciones están totalmente adaptadas para trabajar con bioplásticos y actualmente ya se utilizan en algunos proyectos, tanto de inyección, como de impresión 3D.

Polímeros naturales a partir de residuos agrícolas, celulosa, almidón de patata, maíz o soja, que son 100% degradables por el medio ambiente e igual de resistentes y versátiles. Además, también se pueden modificar en función de las necesidades del consumidor (temperatura, impacto, elongación, tracción, etc.…)

Y es que los clientes cada vez se encuentran más interesados en producir con bioplásticos, que son biodegradables y proceden de fuentes renovables, lo que supone contribuir a reducir los deshechos plásticos contaminantes. Actualmente ya se utilizan en sectores como agricultura, industria textil, medicina y, sobre todo, en el mercado de embalajes y envases.

Su demanda está creciendo tanto en Europa, como en Estados Unidos por razones ecológicas y de sostenibilidad, y Caviti, como empresa comprometida con el medio ambiente, no se muestra indiferente a ello.

http://i988.photobucket.com/albums/af1/pagadesign/lightbox002.jpg